martes, 21 de septiembre de 2010

De comparaciones odiosas y de odios romanos

A veces las comparaciones, por muy formales que sean, pueden suponer un halago encubierto. Así la recurrente comparación de Margaret Thatcher con Esperanza Aguirre, o más bien de la segunda con la primera, encierra una perversión que hace que la Lideresa tenga más galones que los que le corresponden por su aptitud y actitud personal o política.

Así buscar parecido alguno entre la situación creada en Inglaterra de los años ochenta con lo que acontece en esta Comunidad de Madrid en la actualidad, respecto a las relaciones institucionales con los sindicatos, no deja de ser un sarcasmo.

Que ambas dos, desde la distancia temporal y geográfica, profesan una exacerbada ideología de derechas, una pasión desmedida por un hiper liberalismo económico y una desvivida ansia (negra) machacona por el máximo adelgazamiento del estado, no hay Dios que lo dude (sea este anglicano o católico). Ahora, el que ambos perfiles aparentemente sean parecidos, no puede significar su absoluta homologación. En el caso de la Lideresa debemos hacer las siguientes consideraciones:

En Madrid, la “hincha” a los sindicatos de clase obedece más a su particular visión de la sociedad que aun modelo alternativo político de relación con los mismos. Para Doña esperanza lo que no le gusta lo suprime, por mucha Constitución y Leyes Orgánicas que existan. Da igual que sean Delegados de personal que sindicales, confunde con intención (mala), da igual la existencia o no de un marco normativo o un Convenio Colectivo que habilita y garantiza su existencia.

Estoy seguro que a La Lideresa el término de “Liberados” siquiera le gusta, ella está más por utilizar “Libertos”. Es su forma de entender las cosas.

(Lliberto: Esclavo al que de algún modo le ha sido concedida la libertad. Los libertos son figuras existentes en todas las sociedades esclavistas).

2 comentarios:

Álvaro Dorian Grey dijo...

Por cierto, ella es o no es liberada??? Me gustaría saberlo, un día escuché que si que era pero no lo sé seguro.
Saludos y salud
P.D. Que buen elegido el nuevo escudo nacional, jejeje

La Insula Barataria dijo...

Hola, he abierto este blog que os invito a visitar y, si lo deseas, a enlazarlo.

http://habitantesdebarataria.blogspot.com/2010/10/quien-quiera-escuchar.html

Gracias

Sancho Panza